CAPÍTULO 15

ESCUCHA ACTIVA

“Soy UN MILAGRO del universo¡¡¡… Esta vida es para DISFRUTARLA, descubro aquello que me genera disfrute en el corazón y me tomo un instante este día para sonreír.”

Oír, dentro de la comunicación con otra persona, requiere escuchar con el corazón y mirar a los ojos del alma.

A quién no le ha pasado en algún momento, que mientras mantiene una conversación con otra persona suceden estas cosas:

  • Tu mente suele irse fuera de ese instante presente, en algunas ocasiones.
  • Antes de que la otra persona termine su frase o contar su historia ya le estamos dando nuestra opinión.
  • En relación a lo que nos dicen, hacemos juicios de valor.
  • No dejamos que la otra persona termine y ya estamos imaginando lo que dirá al final y en muchas ocasiones la cortamos para decírselo.
  • Damos opiniones o consejos que no nos han pedido.
  • Estamos revisando el móvil (celular) ya sean las redes sociales, o cualquier mensaje mientras nos hablan.

Independientemente si eres la emisora o la receptora del mensaje, todas hemos pasado por esto.

¿Cómo te sientes cuando eres a la que interrumpen, te dan una opinión sin haberla pedido, comparan lo que contaste con la vida de la otra persona, no te miran a ti si no a su móvil, te juzgan o sientes que la otra persona no te escucha y está como asunte?

Y ahora ¿y si eres tú la que hace todo lo anterior?.

Cuando no somos responsables de que los cambios nacen y terminan en nosotras mismas, vamos exigiendo el cambio en quienes tenemos a nuestro alrededor.

¿Quién no se ha quejado alguna vez de no ser escuchada o comprendida? O peor aún ¿Quién se ha sentido juzgada o recibido un consejo que no aporta o suma y ni tan siquiera se ha pedido?….Y ¿si eres tú la que no escucha, juzga o va dando consejos?.

Ahora observemos que probablemente tu situación sea la de que siempre eres la amiga o familiar que escucha, comprende, empatiza y está allí para que la otra persona hable y se desahogue, pero todo lo que te cuenta son problemas, quejas, criticas para con otras personas, etc. A esto lo llamo ser el depósito  de las kkitas de otras personas. Que cuando terminan de hablar puede que te den las gracias pero tu energía ha disminuido y hasta puede que hayas terminado con emociones que no te aportan nada.

Otra situación muy común, son las personas a quienes les encanta que las escuchen pero en el momento de escuchar a la otra persona, buscan alguna excusa para no hacerlo.

Pues en todos y cada uno de los casos anteriores, es necesario poner sanos limites y aprender 5 cosas importantes:

  1. Nos comunicamos con las palabras y la voz, pero lo que compartimos sale de nuestro corazón y muchas veces del alma y por tanto debe ser respetado por la persona a quien se lo compartimos.
  2. Es fundamental aprender a escucharnos a nosotras mismas, a esa vocecita interior que muchas veces nos habla con culpa, nos juzga, nos exige, etc. Porque esta es la clave para poder empezar a escuchar a las otras personas…..APRENDER A ESCUCHARNOS A NOSTRAS MISMAS.
  3. La escucha activa consiste en mirar a los ojos, escuchar, respetar y hablar de corazón a corazón, sin juicios, ni dando consejos que no nos han pedido.
  4. No somos depósitos de kkitas de otras personas, debemos poner límites así sea a aquellas personas que queremos, pero que con su constante comunicación llena de quejas, juicios y criticas nos restan un valioso tiempo que podemos invertir de otra manera.
  5. Quienes están para hablarnos, están para escucharnos.
 
SIGUE LEYENDO EL SIGUIENTE CAPÍTULO....
SI DESEAS EL LIBRO IMPRESO O EN EBOOK
Abrir chat
1
Escribeme si deseas que te envie los capítulos a tu WhatsApp
Powered by