CAPÍTULO 16

PERDONAR

“Soy UN MILAGRO del universo¡¡¡… Esta vida es para DISFRUTARLA, descubro aquello que me genera disfrute en el corazón y me tomo un instante este día para sonreír.”

La responsabilidad de vivir en paz y armonía, es nuestra.

Cuando elegimos vivir una vida más llena de instantes felices, esto requiere grandes decisiones desde la coherencia, entre lo que pensamos, sentimos y hacemos.

Cuando hablamos de perdonar, en la mayoría de ocasiones pensamos en ese recuerdo donde es a otra persona a la que tenemos que perdonar porque nos hizo algo que nos hirió, hizo daño o incomodó. Pocas veces pensamos primero en aquello que debemos perdonarnos a nosotras mismas y vernos desde una mirada más empática, ojo con caer en el dramatismo de la víctima, si caemos en esto, volvemos al ciclo en donde responsabilizamos a quienes tenemos en frente de cómo nos sentimos o de todo aquello que nos ha sucedido no muy grato en nuestra vida.

Es verdad que las acciones de otras personas queramos o no, nos han hecho vivir situaciones dolorosas, pero lo que también es verdad es que esas situaciones nos han pasado PARA ALGO. En ese momento o ya pasado el tiempo en el que no tomamos consciencia desde el amor, que esas circunstancias tenían que suceder así para nuestro aprendizaje de vida, si no aceptamos ese pasado como parte de nuestro camino de vida y lo perdonamos, viviremos sumidas en un constante anclaje a esas emociones y/o sensaciones que no nos aportan nada y nos hacen quedarnos estancadas en un pasado tormentoso o doloroso.

La vida no entiende de pasado ni de futuro, todo lo que experimentamos HOY, AQUÍ Y AHORA, en este presente continuo, es nuestra misma vida del pasado y del futuro.

Es nuestra responsabilidad y obligación sanar todas aquellas circunstancias dolorosas para vivir un presente continuo en paz y armonía.

Si hacemos un repaso de aquellas cosas que en un pasado nos proporcionaron heridas emocionales (ya sea por acciones de terceros o por nuestras decisiones) y las traemos a este instante, podremos saber desde la emoción que nos genera ese recuerdo, si es algo que aún nos genera dolor, culpa, miedo, rabia o tristeza y que necesitamos perdonar para vivir una vida más plena y no inundada de recuerdos dolorosos, que de solo traerlos al presente nos sentimos como cuando recién sucedieron.

Si la responsabilidad de cómo me siento y a que emociones le doy más fuerza porque suman instantes felices a mi vida, esa misma responsabilidad me lleva a PERDONAR primero a esa persona que éramos hace tiempo y tomo una decisión que trajo consigo situaciones carentes de amor, respeto, valentía, etc.

Cuando aprendemos y practicamos el perdón a nuestra “yo” del pasado (que hace parte de nuestra “yo” del presente”) y logramos integrar en nuestras creencias amorosas actuales, dichos acontecimientos como parte de nuestro proceso de vida, en donde dejamos de juzgarlos como buenos o malos y sencillamente tomamos la decisión de ver dichos acontecimientos como algo que tenía que pasar para transformarme y redescubrir todo mi ser amoroso.

¿Y cómo puedo empezar a perdonarme?

Lo primero es realmente sentirte responsable de que cómo te sientes en tu presente continuo, es tu única responsabilidad. Que esto no depende de quien con sus acciones pudo influir directamente en esas heridas del pasado o de cómo actuó tu “yo” del pasado.

Luego, ser consciente que no basta con decir “ME PERDONO”, esto requiere de tu entrenamiento constante en aceptar que lo que te sucedió en el pasado TENIA QUE SUCEDER ASÍ, y que tal como pasó, fue perfecto en ese momento, que hoy decides VIVIR EN PAZ Y ARMONÍA.

Tenemos a nuestra mente acostumbrada a recordar desde el sufrimiento y cuando decidimos sembrar pensamientos más llenos de amor y perdón, encontramos una resistencia muy fuerte que en ocasiones es necesario recurrir a terapeutas o profesionales, que disponen de técnicas y/o herramientas poderosas para ayudarnos a entrenarnos en el PERDÓN y aprender a vivir más en la paz y la armonía.

Como ya les he comentado en otros capítulos, yo soy una defensora de métodos como la psicología y el coaching, para ayudarnos a trabajar y entrenarnos en temas de gestión emocional, pero también reconozco que existen otros métodos potentes para lograrlo. Lo importante y es que encuentres el método que más resuene contigo, en el que te sientas más cómoda, el que suponga un disfrute realizarlo y por eso siempre invitaré a que pruebes varios y luego elijas uno o dos para poner en práctica lo que el método enseña.

Porque parte de tomar consciencia de que necesitamos perdonarnos para perdonar, es saber que esto requerirá de un constante aprendizaje y llevar cada aprendizaje a la práctica en nuestra vida cotidiana.

Así que a ti mujer valiente, porque este camino es para mujeres valientes como tú, que están dispuestas a ahondar en su ser mas intimo para vivir más instantes felices, déjame felicitarte por tomar la responsabilidad de tu vida y ser quien decida cada mañana, como quieres vivir esas 24 horas del día.

 

 

 
SIGUE LEYENDO EL SIGUIENTE CAPÍTULO....
SI DESEAS EL LIBRO IMPRESO O EN EBOOK
Abrir chat
1
Escribeme si deseas que te envie los capítulos a tu WhatsApp
Powered by