CAPÍTULO 4.

¿en qué inviertes tu energía?

“Soy UN MILAGRO del universo¡¡¡… Esta vida es para DISFRUTARLA, descubro aquello que me genera disfrute en el corazón y me tomo un instante este día para sonreír.”

Cuando hablo de “energía” me refiero a todo tipo de recursos que poseemos y concretamente a los siguientes tesoros: tiempo, emociones, pensamientos y dinero.

TIEMPO: La frase de esta generación es “no tengo tiempo” (yo la primera). Y la utilizamos en todos los contextos, no tengo tiempo para meditar, no tengo tiempo para comer más saludablemente, no tengo tiempo para realizar actividades de ocio, no tengo tiempo para quedar con las amigas, no tengo tiempo para desarrollar un proyecto que me hace ilusión, no tengo tiempo para hacer un poco de ejercicio, etc, etc…no tenemos tiempo para realizar aquellas actividades que nos recargan de energía y nos hacen disfrutar.

Ahora mi pregunta es: ¿No tenemos realmente tiempo? O es que ¿No le damos prioridad a aquello que nos aporta vida, salud, bienestar, alegría, etc?

¿Cuándo vamos a empezar a pensar más en tener un poco más de calidad de horas de vida?

En lo que inviertes tu tiempo, allí va tu energía y por tanto allí va tu vida.

EMOCIONES: ¿Cuánta energía nos resta o nos suma, el experimentar emociones saludables?. Uno de los males de este siglo, es el estrés; y el estrés que nos inunda en esta sociedad, no es otra cosa que estar constantemente alerta ante un peligro, peligro que en la mayor parte de los casos es inventado por un proceso mental que no sabemos cómo gestionarlo y a este estrés le sumamos las crisis de ansiedad que solemos vivir porque no sabemos cómo afrontar una situación. Y siguiendo por esta línea vamos pasando por estados de miedos y tristeza que nos llevan muchas veces a estados depresivos.

Las emociones no identificadas y no bien gestionadas, nos llevan a un desgaste de energía que puede llegar a ser más agotador que largas horas de trabajo físico. ¿Te ha pasado?.

Pues a donde van las emociones va la energía. En mi proceso personal dos de múltiples herramientas que me han ayudado a aprender a gestionar las emociones es la terapia psicológica y las sesiones de coaching, por ello soy de la bandera de: PON UNA COACH O PSICOLOGA EN TU VIDA. Es el dinero mejor invertido en nosotras y nuestro bienestar. He dedicado dos capítulos independientes en el libro para ahondar más en estas dos herramientas: capítulo 29. Pon una coach en tu vida y capitulo 30. Pon una psicóloga en tu vida.

PENSAMIENTOS: ¿Cuántos de tus pensamientos son repetitivos y te suman o restan energía?. ¿Cuántas creencias que limitan tu felicidad provienen de falsas ideas o miedos mentales?.

Los pensamientos están directamente relacionados a nuestras emociones, una cosa influye en la otra, podemos cambiar un estado emocional solo con pensamientos más positivos y saludables y podemos entrenar nuevos pensamientos más llenos de energía sintiendo más con el corazón y viviendo las emociones sin taparlas con pensamientos lógicos y racionales pero que no son reales para generar un cambio trascendental.

A pensar en positivo se aprende, se entrena y se genera una actitud más responsable con nuestras decisiones, nos ayuda a experienciar la vida desde un espacio más proactivo que reactivo. Podemos poner la mente con su lógica y razón al servicio del corazón.

¿Qué pensamientos te llenan de energía? ¿Qué pensamientos tienes constantemente y sientes que te afectan emocionalmente y que haces para canalizarlos de una manera diferente?

A donde van tus pensamientos va tu energía. Y somos los creadores de materializar esa energía.

DINERO: Este es uno de mis grandes aprendizajes, todas las creencias limitantes en relación al dinero, creo que las he experimentado, algunas de ellas son: el dinero vuelve a la gente mala y egoísta, el dinero solo es para los ricos y afortunados, el dinero se gana trabajando fuertemente, el dinero es difícil de conseguir, el dinero no es para todo el mundo, si no tienes dinero no puedes opinar, etc, etc. A día de hoy (de la publicación de este libro) realizo un trabajo personal para seguir sanando este tema y lo pueden ver en el capítulo 36. El dinero importa y en el capítulo 3. Si lo sientes lo creas.

El dinero no es otra cosa que energía, la cuestión está en decidir conscientemente:

  1. ¿Qué creencias mentales y emocionales tenemos para activar o bloquear esta energía?
  2. ¿En que decidimos invertir esta manifestación de la energía, en cosas o en experiencias?

Esta vida humana es energía, ahora, es nuestra responsabilidad decidir si esta energía manifestada en TIEMPO-EMOCIONES-PENSAMIENTOS Y DINERO, en que la queremos invertir.

Si esa inversión que hacemos cada segundo nos aporta o resta disfrute, paz, bienestar y en conclusión felicidad.

Si esa inversión que hacemos al sentir cada emoción nos aporta o resta disfrute, paz, bienestar y en conclusión felicidad.

Si esa inversión de pensamientos recurrentes nos aporta o resta disfrute, paz, bienestar y en conclusión felicidad.

Si esa inversión de dinero bloquea o nos ayuda al disfrute, la paz, el bienestar y en conclusión a la felicidad.

Ninguna de estas manifestaciones de energía es más o menos importante, porque todas y cada una de ellas, está directamente relacionada con nuestra vida y por lo tanto con nuestra salud física, nuestra salud mental/emocional y nuestra salud financiera.

Trabajo como distribuidora independiente para un compañía japonesa llamada ENAGIC y me ha enamorado su filosofia de empresa, porque justamente promueve estas tres grandes verdades con su lema: «La salud verdadera consiste en tener Salud Física, Salud Mental y Salud Financiera».

Propuesta: dedicate cada día 10 minutos, a sentir, si en lo que estás invirtiendo tu energía hoy, te genera algunos o muchos instantes de felicidad.

Recuerda que puedes escribirme de lo que piensas de este capítulo, al correo infosandrasuaza@gmail.com

SIGUE LEYENDO EL SIGUIENTE CAPÍTULO....
SI DESEAS EL LIBRO IMPRESO O EN EBOOK
Abrir chat
1
Escribeme si deseas que te envie los capítulos a tu WhatsApp
Powered by